Feminismo radical para rebeldes sin causa. Viva la lucha!!!

Cuando alguien me dice que tengo pensamientos radicales entorno al feminismo, o que soy una feminista radical o usan la palabra radical, sea como sea, para definir mi filosofía feminista y mis comportamientos al respecto, aunque ellos o ellas no lo vean, no puedo dejar de reír en mi interior y repetirme la archiconocida frase: el feminismo es la idea radical de que las mujeres también son personas.

No me lo tomo a mal cuando me llaman radical. La verdad es que me importa una mierda. No tienen huevos de llamar radical a aquellos que lucharon contra la esclavitud de los negros. Ser racista es malo. Ser feminista es ser radical. “No hay que ser tan como eres tú” me dicen algunos y algunas. ¿Acaso te he pedido tu opinión? Si tú no tienes ningún problema con que las mujeres sigamos siendo tratadas como objetos sexuales deja que yo sí lo tenga. Vete a decirles a los de los colectivos homosexuales que son unos radicales por intentar que la sociedad trate a gays y lesbianas con el mismo respeto que a los heteros. Pero a mí no me vengáis con vuestras estúpidas y remilgadas frasecitas de radicalismo, porque lo que sucede es que vivís en la inopia, en una posición acomodada en la que os va de lujo que las mujeres sigamos siendo esas madres amantísimas que no nos quejamos por haceros la comida, esas imágenes sexuales que colman vuestro apetito y sobre todo, estáis muy cómodas y cómodos en la gran excusa de que las mujeres somos así. Que somos todas unas guarras y que así nos luce el pelo.

sufragista
Nunca se ha conseguido nada sin lucha.

Dejaos el adjetivo “radical” en vuestra casa. A mí no me interesa. Yo no soy ninguna radical. Sois todas y todos vosotras y vosotros que con vuestra postura de “la sociedad es así y no la vamos a cambiar” o el ya ultra manido “no es para tanto”, los radicales de la situación. El radicalismo de vuestra filosofía de sofá que nunca ha salido al mundo. El radicalismo de mirar para otro lado, el radicalismo de no pensar en los verdaderos problemas sociales y una falta de humanidad para entender el sufrimiento de la mitad de la población. Eso es radical: seguir anclado a los estereotipos, a las costumbres, a la pasividad del ciudadano sin conciencia.

Es que me tienen muy hasta el choto. Como otro tipo de conductas: me encanta la gente que critica mi feminismo porque claro, exageramos tanto, pero son súper defensores de los animales. De los animales que no se comen, obviamente, porque a los demás se los comen. Esas personas que defienden más el derecho de un perro o un gato que el de una mujer. Tampoco lo entiendo. Luego soy yo la incongruente. Pero ellos se comen cerdos, mientras defienden la dignidad del gato pero critican al feminismo porque no hay razón para ser tan radical.

Dejadme en paz con vuestras empanadas mentales. Yo sólo sé una cosa: que no luchar por los derechos de las personas y dar la espalda a los problemas sociales es mucho más criticable que mi feminismo. Pero allá con vuestra conciencia.

Y a quienes estáis en la lucha, no desfallezcáis. Sigamos. Hoy, en este día contra la violencia de género, más que nunca, debemos seguir adelante, sin importar estas voces que lo único que buscan es haceros tan mediocres como ellos.

 

3 comentarios en “Feminismo radical para rebeldes sin causa. Viva la lucha!!!

  1. Hace tiempo que te estoy leyendo…estoy tan de acuerdo en tantas cosas que dices, en algunos casos yo iría incluso más allá, expresas ideas muy lúcidas de forma concreta y práctica, así que cualquiera aunque nunca haya oído hablar de feminismo sabe a qué te refieres. Detrás hay una gran verdad, y la verdad es que muchas veces hemos de “ceder” en el sentido de que muchas veces se creen que porque somos mujeres sólo entendemos las cosas cuando nos las gritan o cuando nos insultan, y que cualquier desconocido aunque sea un reverendo majadero tiene “derecho” a decirnos cuál va a ser el siguiente paso en nuestra vida…No sé si has leído a Fatema Mernissi, el harem en occidente me encantaría que hablases algo de ella.
    en fin, saludos y sigue así.

  2. Radical es aquella o aquel que van a la raíz de un tema en concreto.
    Mientras no vayamos a la raíz de las cosas no vamos a cambiar la realidad. Por tanto yo me siento orgulloso de que me califiquen como “radical”.
    Pero claro los que tienen el poder no quieren que la gente sea radical porque desean seguir manteniendo el “status quo” y, por tanto, se han preocupado de desprestigiar dicho término. De forma que muchas personas asocian al término “radical” significados como “extremista”, “intolerante” y demás.
    No hay nada en la historia de la humanidad que desafíe tanto al “status quo” como es la liberación femenina. Las relaciones de poder pueden adaptarse a la abolición de la esclavitud legal, a la liberación homosexual, a la lucha de clases…. Pero nunca podrá adaptarse a la liberación femenina porque nuestro “status quo” se basa en el patriarcado, nuestras relaciones de poder se basan en el sometimiento de la mujer. Es por ello que si queremos ser radicales de verdad, si queremos hacer que la humanidad evolucione, debemos seguir luchando por la liberación total de la mujer: liberación económica, emocional y moral. Todavía queda mucho por hacer. Sentiros orgullosas y orgullosos de que os llamen radicales y feministas, no hay nada más revolucionario.

Los comentarios están cerrados.