Sentimientos desmitificados: Nadie te va a querer como te quiero yo

Dicen en el National Geographic que en el 2050 seremos 9.000 millones de personas. Quizá no haga falta llegar tan lejos, porque a 2014 vamos por 7.500 millones de personas. Da igual, somos ya más de 7.000 millones de almas de las cuales un poco más de la mitad son mujeres, el resto hombres. Hay un amplio porcentaje de homosexuales y una mayoría heterosexual. En España los viajes están muy bien de precio. Depende destino y temporada pero si te quieres ir a Roma, a Moscú o a Japón, seguramente lo podrías hacer con mayor o menor ahorro.

O lo que es lo mismo: sea cual sea tu inclinación sexual, vivas donde vivas, el mundo se nos hace pequeño porque el ser humano lo ocupa acá y allá, a lo largo y ancho de las tierras emergidas. Y si no te gusta tu rincón del mundo, siempre te puedes embarcar hacia otros rumbos, con total normalidad.

Vamos: que esa idea tan peregrina de “nadie te va a querer como yo” o “más que yo”, se queda pequeña ante el gran mundo global y sobre poblado en el que vivimos.

¿Cuántas veces lo hemos oído? Esa idea tan romántica de que mi amor es el único del que podrás disponer, que mi amor es único, que como yo nadie en este planeta te amará porque yo soy quien más te quiere de este planeta, pensando en la introducción que he hecho, se queda más que corto.

Es un trampa. No os lo creáis. Huíd de aquellos que os digan semejante tontería. Te pueden decir que te aman con locura, que eres la persona más importante de su vida, que te quieren, que te idolatran (y mejor que que te lo dgian, te lo pueden demostrar). Pero decirte que como con él no estarás con nadie, es una red en la que quieres que caigas porque no es más que chantaje emocional. Puro y duro chantaje. Es un: quédate aquí, bajo mi tutela, enganchada a mí, sometida a mí, porque como mi amor no hay otro. Mi amor es único. Mi amor es lo que necesitas, lo que más necesitas.

Cientos de personas te amarán. Él no es el único.
Cientos de personas te amarán. Él no es el único.

Y como ya he dicho, somos millones de personas. Pensar que ese al que amas es la única persona que te puede querer mucho, mucho, mucho tampoco es un sentimiento sano. Podrás conocer a miles de personas, podrás conocer a muchas personas que pueden llegar a quererte tanto como él. El mundo es grande, está sobre poblado y es imposible que nunca conozcas a otro gran amor.

El “nadie te va a querer como yo” es otra trampa del amor romántico. Una trampa que quiere cogerte con sus largos brazos para que sientas dependencia de ese amor, para que no te vayas lejos de él y que te sometas a sus nobles sentimientos.

Somos 7.500 millones de personas. Y miles de ellos te querrían con toda su alma.

Chilla si eres gilipollas: el anuncio de Bimanán

Yo a veces pienso: poco a poco iremos mejorando. Poco a poco el ser humano se dará cuenta de cómo ha tratado siempre a la mujer. O pienso: las mujeres saldremos a un mejor futuro, sin tópicos, sin trabas, sin parecer imbéciles…

Bueno, como siempre, me equivoco. Me equivoco de todas todas. Sino, Bimanán no haría este anuncio que ahora mismo están pasando por las televisiones españolas:

Sí, las mujeres estamos locas por casarnos.

Sí, las mujeres vivimos a dieta constante.

Sí, las mujeres somos imbéciles.

Sí, chillamos como gansos ante en compromiso matrimonial.

Sí, nos mataríamos de hambre por caber en un vestido.

Sí, somos primarias y vivimos para pescar marido.

Sí, sustituimos dos comidas por tres mierdas de barras integrales.

Que sí, que habéis dado en el clavo.

Iros a la mierda con vuestra publicidad….

 

Lo mejor de que te violen

La semana pasada, en el programa matinal de Espejo Público, en Antena 3 (España) salió una mujer explicando que su padre le había violado cuando era pequeña. La mujer rondaría los 40 años (creo) y sufrió abusos durante años, tanto ella como sus hermanas. En su caso, estas agresiones acabaron en embarazo. La mujer estaba en el programa porque había salido la sentencia que condenaba a su “padre” a nueve años de cárcel. Una historia que pone los pelos de punta. Una mujer rota, destrozada, una mujer con una cara de sufrimiento inmensa. Una de esas cosas que no debería pasar en la vida. Una mujer con un hijo que no le habla, con una relación muy difícil a raíz de las grandes tensiones que esta situación ha causado en la familia. Lo más sórdido de la sociedad española en un horror espantoso. Pero a todo esto, hay quien le ve su parte buena.

Uno de los allí sentados, le vamos a llamar “hombre” aunque yo le llamaría escoria patriarcal. Ese hombre le dice a la señora que al menos su padre le dejó algo bueno; le dejó a su hijo.

No me lo podía creer. Aquel hombre había dicho que lo bueno de que tu padre biológico abuse de ti desde la infancia hasta la adolescencia es que te deje embarazada de un bebé no deseado, fruto de una violación e incesto, todo en uno, sin medios para criarlo, con un trauma espantoso para toda la vida de una situación agónica, vegativa, para una mujer que no sólo va a cargar toda su vida con la cruz de un recuerdo tan espantoso, sino que además, ha de cuidar y criar a un bebé, que cargará con él siempre.

Voy a empezar a llamarle escoria ya. Porque no me aguanto.

Tú tranquila, que si te violan te irá muy bien si te preñan, que eso es lo bueno que te dejan: un bebé no deseado de alguien que te trató como una mierda. Pero eso es bueno... mujer....
Tú tranquila, que si te violan te irá muy bien si te preñan, que eso es lo bueno que te dejan: un bebé no deseado de alguien que te trató como una mierda. Pero eso es bueno… mujer….

Esa escoria sentada en el programa le dice a una mujer que al menos le ha dejado algo bueno: un hijo. A ver, pedazo de imbécil: ¿de verdad crees que es algo bueno que una mujer tenga un hijo de su padre? ¿Me puedes decir dónde está lo bueno? ¡¡Oh me violó mi padre, pero menos mal que me preño!! Mira que si la llega a violar para no darle nada bueno. Es que menudo inconsciente, la viola y no la preña y vamos, qué desconsideración!!!!!

Ya sé que para el imaginativo de este país de escorias machistas el embarazo es lo mejor en la vida de la mujer: es para lo que ha nacido y aunque sea fruto de la violación de su padre ha de quererlo y verlo como algo bueno, porque como mujer es lo que desea: ser madre. Sea como sea, con quien sea, su preñez es lo primero, es genial que te embarace quien sea, porque a fin de cuentas eres mujer y tu deseo de ser madre está por encima de la dignidad de se persona.

Si por la mente de alguien pasa la idea de que un bebé nacido de una violación es algo bueno para una mujer, mejor que ese alguien se vaya a Afganistán, allí se sentirá entre semejantes. No tienen ni idea los hombres de lo que el embarazo puede significar para una mujer. La cantidad de cambios físicos, de hormonas, a parte de una vida dedicada a otra persona que depende de ti y que va a chupar toda tu energía y recursos. Pero como eso es para lo que estamos programadas, no importa en absoluto que sea de una violación. ¿O no?

violacionMira, escoria: si algún día violan a una hija tuya y la preñan, ya iré yo a decirte que al menos le han dejado algo bueno, a ver cómo sienta.

No sé qué se pasa por la cabeza de estos machistas: bueno, sí lo sé: que la mujer es una madre, que ha de ser madre a toda costa, como sea. Que si es madre ya lo peor  se olvidará, que no importará. Somos hornos microondas al servicio del sistema patriarcal que nos ha encasillado en un papel tan destacado como el de madre amantísima. Y con eso nos toca lidiar. Con mentes tan pequeñas que son capaces de decirle a una violada por su padre, que al menos, le dejó algo bueno.