¿ Por quién haces lo que haces?

¿ Por quién te has teñido el pelo de ese color? ¿ Por quién has aceptado esa invitación? ¿ Por quién te has comprado ese vestido? ¿ O por quién no te lo has comprado? ¿ Por quién te has apuntado al gimnasio? ¿ Por quién estás hasta las ocho haciendo horas extras? ¿ Por quién te has quedado hasta tarde trabajando? ¿ Por quién te has dejado de pintar las uñas de ese color tan oscuro? ¿ Por quién te has hecho ese tatuaje? ¿ Por quién te has perdido la fiesta de tu amiga? ¿ Por quién has estado haciendo cosas que no te gustan? ¿ Por quién te has puesto a estudiar ese grado de horario insoportable? ¿ Por quién te has estado ocupando de asuntos que no son los tuyos? ¿ Por quién estás ahora cocinando cuando deberías estar descansando tras tu larga jornada? ¿ Por quién aguantas que te traten como una esclava?

¿ Por quién hacemos las cosas las mujeres? Lamentablemente la respuesta difícilmente es por nosotras mismas. Siempre lo hacemos por los demás. Y es que ¿ cuántas veces habéis presenciado una conversción entre mujeresy habéis oído que acababan con la muletilla: lo has de hacer por ti misma? infinidad. Bueno, yo lo he oído infinidad de veces. Y es que esa muletilla usada como mantra entre las chicas es como una especie de rumor que espera despertar del largo coma en que las mujeres estamos dormidas: el coma de hacer lo que sea por el bien de los demás.

Es una lacra, sinceramente. Una de las lacras más gordas que tenemos las mujeres. Desde la forma más clásica de sumisión femenina ante los demás, el cuidar de alguien, hasta la esclavitud de la belleza, lo hacemos todo para que el ojo público no esté descontenta con nosotras. Porque qué feo es que una mujer prefiera pasar tiempo para ella misma en lugar de ayudar a alguien, que feo es que una mujer interponga su placer al de los demás, sus gustos estéticos al de la mayoría, que haga lo que desea en lugar de lo que debe.

La mujer se expone a la galería más que el hombre y eso lleva a la ruina a pequeñas personalidades que corren a nuestro alrededor, como puede ser la de todas las mujeres con las que te cruzan a diario: ellas quizá preferirían haberse gastado el dinero en el spa de fin de semana pero se lo han gastado en un vestido que les hace parecer más delgadas porque en la oficina oyó que decían que parecía que tenía kilos de más. E infinidad de cosas más. Miles de mujeres que en lugar de preocuparse de sus asuntos están arreglando los de los demás porque no saben decir que no, porque una mujer no puede no negarse a yudar.

Aunque es en el tema del aspecto donde más sometidas estamos. ¿ Cuántas nos hemos comprado ropa que no necesitamos porque queremos estar guapas según dictan las modas? yo ya no tanto pero siempre hay una etapa en tu vida en que esto te presiona: el qué dirán, el que no parezca un bicho raro, el querer encajar… y de ahí a la esclavitud hacia los demás hay un paso: un paso que se da a veces sin darnos cuenta. A veces te das cuenta cuando en tu monedero no hay dinero para lo importante porque lo gastaste en algo que no necesitabas pero que si lo tenías te haría más guay.imagesCA8K309J

La mujer ha de cuidar siempre sus formas. No debe comportarse de cierta manera, no ha de sentarse como quiera, la mujer no ha de dar la nota. Recientemente me ha pasado que alguna persona me ha dicho que ya no le gusto tanto como antes porque antes era más desenfadada y ahora soy una feminazi y que no entiende mi evolución. Pues muy simple: evolución. Si la palabra lo dice todo. Yo también tuve una etapa en la que quise agradar y todo lo hice por la fachada. Fue un corto periodo de tiempo y fue hace poco, nunca he sido así y me arrepiento de haber hecho cosas para la galería. Pero fue una etapa, un momento en la vida en la que la vida me llevó deprisa por otro camino y del que gracias a que me di cuenta, me he desintoxicado rápidamente. Claro, que lo que hay ahora hay quien no le gusta porque la mujer que se preocupa de su pintalabios en lugar de qué ley manda sobre su coño es más agradable.

Haced lo que queráis siempre, sin preguntar, sin dar explicaciones. Sed como sois y punto. Haced lo que os de la gana y no penséis en si el gusto de los demás coincidirá con el vuestro. Eso no importa nada.

Las mujeres y la envidia

Tras el post sobre nuestra querida Miranda Kerr no ha faltado el comentario de que lo que tengo es envidia (lo podéis comprobar, es uno de los comentarios de la entrada).

Ya me lo esperaba ¿eh? siempre hay la acomplejada de turno que cree que las mujeres nos hemos de envidiar por nuestro físico. Somos como los gladiadores romanos tirados en la arena matándonos las unas a las otras por ver quién está más buena. Y así entienden ellas la realidad femenina: como que lo más importante es nuestro cuerpo.

A ver: ¿ pero en qué cabeza cabe que yo puedo tenerle envidia a una mujer por su cuerpo? Querida amiga que comentaste eso, ¿ das por supuesto que yo me considero fea y que no tengo un cuerpazo? Tú ya crees que todas medimos con tus varas porque tu mundo es así de estrecho. Te diré, a ti y a todas, que no es envidia sino conciencia de clase. Ya sé que a vosotras no os incomoda que una mujer se gane la vida por enseñar su cuerpo y por ser un florero, seguro que no. Eso lo veis normal porque tenéis puestas las gafas machistas que os juzgan por lo follables que parecéis. No tenéis discurso, sólo os dijeron un día que vuestro aspecto manda y os lo creísteis. No habéis pensado por vosotras mismas, no os habéis dado cuenta de la decadencia de la mujer al prestarse a soportar el machismo, la debilidad de nuestro sexo, etc. Vosotras veis normal que ellas hagan esto, porque en el fondo, ¿ qué es una mujer? Un trapo para que los hombres se limpien lo que les sobra de la paja, ¿no?

D4B489D68

No os habéis parado a pensar que estas mujeres son las que nos hacen daño como seres humanos. Vosotras os contentáis con usar mil dietas para emularlas: queréis ser como ellas, descerebrados coños con patas para que los hombres os follen. Os diré una cosa: si vosotras pensáis por mi post que soy una envidiosa, por vuestro comentario puedo deducir yo todo esto. Pero no, a algunas os conozco. Además se os conoce rápido porque decís esto de las mujeres cuando vosotras envidiáis más que nadie el no tener ese cuerpo que se supone debeis tener.

Pero nada, vosotras a lo vuestro. Seguid pintando nada para esta sociedad y alimentando el prototipo de mujer que vive por y para su cuerpo y la sociedad patriarcal. Ya llegará el día en que os aprovecharéis de lo que nosotras estamos trabajando para vosotras.

 

Los hombres y el feminismo. De la compresión a la estratosfera.

Para el 98% de los hombres el feminismo es esa locura que tenemos alguna y sobre la que no tenemos demasiada razón. Y aunque en algunas reivindicaciones feministas nos apoyen, en otras se oponen radicalmente. ¿ Qué tipo de hombres son?:

  1. Hombres que no toleran el feminismo por ser machistas. Esta sub-especie de persona está bastante extendida y se le reconoce por frases como: el lugar de la mujer está en la casa; puedes estudiar y trabajar pero algún día tendrás que sentar la cabeza; esas que van de liberadas lo que necesitan es una buena polla; yo me follo a la que quiero porque son todas unas guarras; y paro aquí porque ya sabéis a quién me refiero: a ese macho que ¡ojo! puede ser tan facha como progre (porque la intolerancia al feminismo puede venir de cualquier persona amén de su ideología política), joven como maduro (porque la ideología del macho alfa campa por las edades como se transmiten los piojos), tan iletrado como licenciado (porque siempre está el típico gafapastas progre que va al Sónar pero en casa no mueve un dedo porque es cosa de mujeres). Este tipo de hombre normalmente viene de dos casas: de una educación en su lugar de origen de lo más paleta o de una experiencia traumática con alguna mujer a quien amó y que ya ha declarado la guerra a todas porque sí.
  2. Hombres que nunca se han preguntado qué es el feminismo ni el machismo. Ellos simplemente han vivido como hijos de sus madres amantísimas, que los han protegido y amado como nadie y que dan por sentado que cualquier mujer que los ame, va a ocupar ese lugar. Son reconocibles por ser como niños con treinta años, incapaces de tomar decisiones o de ser una persona autónoma. Es mejor que se queden en casa con sus madres para beneficio de cualquier mujer. No son mala gente pero es que no han sobrepasado los diez años mentales, con lo cual eso de machismo-feminismo es que ni lo huelen.
  3. Hombres incautos. Estos son lo que respetan el feminismo (no sin la coletilla: para qué, si tenéis todo lo que queréis) pero creen a pies juntillas que algún día estas ideas tuyas se irán porque querrás casarte y tener hijos. No son machistas de libro pero sí creyentes de que en nuestros genes hay un reloj biológico que algún día petará. Normalmente colaboran en casa y colaborarán con los hijos, pero no colaboran mucho pensando que nuestro cuerpo al final se rendirá a la biología. Creen que colgaremos lo hábitos feminazis en pos de formar una familia no por nada, sino porque por ser mujeres algún día lo desearemos.
  4. Hombres homosexuales. Polémica. Y lo voy a poner sobre la mesa porque por experiencia personal me he encontrado alguna vez en una auténtica dicotomía. Hombres homosexuales, que en su vida han sufrido desprecio, mofa y exclusión, que insisten en ver a la mujer-mujer en un papel de ama de casa de los 50, maquillada como una puerta y esperando un bebé mientras friega y cocina. O sea, que habiendo sufrido discriminación por parte de la sociedad, ellos discriminan a las mujeres feministas. Hay una rama de gays que cree que ese es el papel de la mujer actual y no entienden el feminismo en absoluto. Ni de chiste. Les suena a rarezas de cuatro marimachos. Esto me ha pasado. De verdad.

BVHrH9JCEAA_MbmLa mayor incomprensión del feminismo por parte de los hombres es la creencia de que nosotras somo la versión femenina del machista. ¿ Qué entienden ellos por feminismo?:

  1. Los que creen que es lo mismo que el machismo, pero al revés. Ellos saben que el machismo es la supremacía del hombre sobre la mujer y pensar que alguien del sexo débil quiera comportarse así con ellos les parece inaudito. Convencidos de que el hombre es superior, sólo se encaran contra las feministas pero no contra los machistas porque creen que es la naturaleza: el hombre superior no puede ser encarado por la mujer inferior.
  2. Los que creen que es venganza. Y extiendo este punto a muchas mujeres que piensan igual. Los hay que creen en una venganza femenina por todos los daños causados por los hombres durante milenios. Se quejan ellos sobretodo de las leyes que benefician a la mujer actualmente (al menos en España) mientras antiguamente nunca se quejaron de leyes que sólo beneficiaron a los hombres. Para ellos el feminismo es venganza, una sucursal abierta por Lorena Bobytt.
  3. Los que creen que es un derecho de la mujer. Lo más cercano a hombres-feministas. Una clase de hombre que hasta el día de hoy debo decir que sólo me he cruzado con uno. Desconozco lo que es tratar con un hombre que de verdad sostenga que mi cuerpo es mío y que ningún hombre tiene derecho sobre mí. Por favor, si eres uno de ellos ponte en contacto conmigo.
  4. Los que lo ven como una amenaza a la institución familiar. Estos pueden ser los adultos-niños, fachas o católicos. Ven en el feminismo el diablo porque taladra esa esclavitud encubierta que ha sido la familia para las mujeres durante siglos. A estos no les doy ni la hora.
  5. Los que se contradicen. Estos son mis favoritos. Los reconocerás porque son aquellos que se quejan de que su novia se comporta como una madre con ellos, que les ha privado de su libertad al ser su pareja y que anhelan una mujer libre e independiente que quiera mantener una relación adulta con un espacio personal para cada uno y otro diferenciado, para los dos. Pero claro, esa mujer feminista que representa la novia ideal para ellos, no les cuadra en absoluto porque ¿ qué es eso de una mujer independiente? vamos, que son machistas en potencia que buscan lo que no podrán tener porque una mujer adulta y con dos dedos de frente no mantendrá una relación con ellos jamás.
  6. En general: que sea como fuera tienen miedo a que alguien no cuide de ellos como lo hizo su madre, que nadie les adore como se merecen, que nadie les haga las pesadas tareas del hogar que ellos no quieren hacer. Eso es lo que más temen de la independencia femenina: dejar de ser los reyes de la casa.

Miranda Kerr, ese cacho de carne

Querida Miranda, intuía que eras tonta y te doy las gracias por darme una razón más para reafirmarme que las mujeres sin cerebro son las que acaban de modelo. Tú y tus amigas anoréxicas siempre me dais una razón más, cada día, que os deja no a la altura del betún, sino a la altura de la mierda de la uña pequeña del pie. Eso sois las modelos. Especies de mujeres que os pensáis que sois la salsa del cotarro pero no sois más que culos que pasean ante babosos que os aplauden y con eso os pensáis que habéis hecho algo con vuestra vida. Que pasees en Victoria Secret ya dice de ti lo poco que te aprecias y te respetas así como lo poco que respetas a la imagen de la mujer, pero me acabo de topar con dos vídeos que es que me hacen vomitar:

¿ Qué coño haces? Con ese baboso al lado, tú en culos, como un florero cualquiera y ese o esa que aparece tapado o tapada hasta las cejas. ¿ Qué mierda de imagen es esta Miranda? ¿ Te gusta que la gente babee contigo como si fueras un jamón serrano?

Pero espera, que hay más:

Ya esto se pasa de lo machista. ¿ Cómo puedes prestar tu imagen a un anuncio taaaaaaaaaaaaaaan sexista????? Un anuncio sólo de mujeres, de mujeres que limpian la ropa, de mujeres chachas del hogar, esclavas de la blancura de las camisas que van al supermercado y que recrean la vida idílica de las mujeres americanas de los años cincuenta donde la pose de la vida familiar de cuento era la máxima felicidad que una mujer pudiera tener.

Pero tú te acostarás, como otras miles de mujeres, porque no estás sola, que fomentan la imagen de mujer machista, de mujer tonta, de cacho de carne en la mano de babosos, a favor de un mundo machista donde la mujer es sólo un coño. ¿ Porque eso eres tú monina? Con estos “trabajos” que haces, no eres mucho más. Y estarás contenta guapa.

Mujer y fútbol

Qué mundo tan bonito el del fútbol!!!! Y no me voy a meter en que si esto o aquello del dinero que cobran y demás historias porque no.

Me voy a quejar un poquito de lo que representa para los hombres la mujer en el fútbol y ni tan siquiera como jugadora, sino sólo comentarista. En Sport 3 vi el otro día algo que me desconcertó y me enfadó: sale una chica argentina hablando que si Messi esto Messi lo otro y en resumen, no lo puso muy fino, más bien criticó su papel en la selección argentina. ¿ Qué respondió un colaborador de Sport 3 (es la televisión de Cataluña) ante esto? Pues que la tipa, lo más seguro, es que se le había insinuado a Messi y como la habría rechazado estaba furiosa y por eso decía lo que decía. Todo muy maduro. Mirad, es que no sé ni lo que le hubiera dicho a este personaje patético y machista que ya se delató con esta frase lapidaria. No lo sé.

Es algo muy socorrido: la mujer no puede opinar de fútbol y si lo hace no tiene lógica, ni razón, ni sentido a menos que seas María Escario o tengas dos tetas de infarto y morros de chupapollas, que entonces tienes toda la razón del mundo. Y es así. clicktozoom

En las tertúlias masculinas de fútbol que en España abundan y no por su calidad, siempre hay una idea por ahí que sólo está visible a los ojos de los más perspicaces: que la mujer no tiene una opinión clara y concisa del fútbol, que lo que diga va a estar siempre en duda ante el hombre y es que al ser mujer su mente no entiende lo que el juego representa.

Me encanta esa idea de que el cerebro femenino sabe menos de fútbol porque no puede comprender el juego y eso la hace menos diestra en el comentario. Me encanta que esa idea siempre viene de hombres que creen que sólo por tener pene su opinión es mejor aunque tengan una barriga de la ostia, estén más viejos que carrascuca o no puedan ni subir tres escalones sin la bomba de oxígeno. Así que su misoginia radica en el simple concepto de que la mujer y su cerebro inferior no puede entender de qué va el fútbol.

Y no me invento nada, podéis ver las tertulias y me daréis la razón.

Eso sí, serás tonta para el fútbol pero si estás buena te dejarán entrar en sus rondos para que digas un par de tonterías, sonrías, enseñes teta y distraigas a la caverna de inútiles convencidos de que sus dos huevos valen más que tú.

 

¿ Y tú qué tienes: novia, madre o hija?

Voy a seguir hablando de mi generación. Y lo que voy a decir lo digo con un conocimiento de causa absoluto y esto que vaya por delante. Porque lo he visto hasta la saciedad y en mis propias narices. Porque ocupa, desde mi experiencia, el 98% de las parejas que han pasado ante mí.

Observo primero que hay una gran cantidad de novias que se comportan con sus novios como si ellas fueran sus madres. Se les reconoce por:

  • Siempre les piden explicaciones de todo y con cierto tono que ni las Gestapo. Son como las SS casi sin diferencia alguna y puedes ver en los ojos de sus novios el miedo a contarles algo.
  • No permiten que vayan a ningún sitio sin ellas. Esto responde a una inseguridad enfermiza de que él se vaya a fijar en otras en su ausencia, pero ellas lo revisten de una normalidad que sólo existe en sus perturbadas mentes. Sea como fuera lo acompañan a donde sea.
  • Se ocupan de ellos como si fueran mancos, tontos, retrasados o impedidos. Esto va con frases tipo: es que no sabes hacer nada, trae que ya lo hago yo, es que no te puedo dejar solo. etc.

hombre-besando-pies-de-mujer

Luego hay un segundo apartado, que son las novias hijas. Las reconocerás por:

  • Piden permiso para todo. Son esas que cuando alguien les dice de quedar o ir a algún sitio lo primero que dicen es que preguntarán a su pareja (¿pero alguien le está invitando a él?).
  • Han cambiado todo su vestuario como si eso les fuera hacer parecer una decentes novias. Desde que están con él su forma de vestir es recatada y es que no quieren que él piense que son unas guarras. Tal cual te vestías cuando tus padres te llevaban a comer a casa de unos amigos cuando tenías 13 años.
  • No saben hacer nada solas. Piden consejo de su pareja constantemente, como si no pudieran arreglar nada sin su ayuda o consentimiento.

solicito+ejecutiva+de+cuenta+mujer+sumisa+en+monterrey+mexico+monterrey+nuevo+leon+mexico__76AD6E_1

Lamentablemente detrás de estas dos especies de novia se esconden dos grandes problemas del género femenino:

  • Novias-madre: la inseguridad y la nula autoestima responden en su mayoría a estas chicas. Creen que él las va a dejar en cuanto se cruce una más guapa o que esté más buena y comienzan a ser sus madres: les persiguen, les acosan, están encima de ellos como una lapa y les hacen ver constantemente que sin ellas solucionando su vida no podrían hacer nada. Además en esa sobreprotección quieren enseñar que les quieren más que nadie porque son como el aire que respiran.
  • Novias-hija: al párrafo anterior (que añado) se amplía con una personalidad débil y poco madura que busca una protección impropia de la edad adulta. Lamentablemente en algunos casos estas novias tienen una relación con hombres que de alguna forma ya las van encajando en esta forma de ser para que no se les desmadre y quieran empezar a hacer cosas por su cuenta, aunque es otro tema. Yo sólo me refiero a las que son así por iniciativa propia.

¿ Y qué hay detrás de estas dos insanas formas de relacionarse con tu pareja? Pues una competencia sin cuartel hacia las mujeres que se define en inseguridad y modelos de conducta que nos dicen que si no somos así o asá, nadie nos va a querer.

Conozco el caso de alguien que ni en verano se pone falda, siempre en tejanos, acomplejada de su cuerpo a morir que intenta sistemáticamente que las demás chicas se comporten como ella. Alguien que acosa a su pareja como si fuera la última cantimplora del desierto. He conocido quien ha perdido miles de amistades por estar únicamente con su pareja y después quedarse sola. Todas estas y muchas más son resultado de ese bombardeo constante de que has de ser de una determinada forma para que te quieran, de que has de ser como la publicidad quiere.

Por eso es necesario que las mujeres nos ayudemos y salgamos a la luz de las grandes empresas que nos quieren vender sus mierdas comprando nuestra autoestima y tirándola a la basura. Es necesario crear mujeres independientes y maduras que vivan el amor con naturalidad. Necesitamos más feminismo.

¿ Y de lo nuestro, qué?

¡¡ Qué inspirador es leer a Stuart Mill!! Inspirador y un jarro de agua fría al leer que las preguntas que se planteó hace mucho más de un siglo siguen siendo las preguntas y debates que seguimos teniendo hoy día. Es una pena que aún no hayamos superado la repartición de tareas en el hogar y la familia.

¿ Es culpa nuestra? Acabo de leer un párrafo que dice: la mujer acepta su labor a la hora de aceptar el matrimonio, de cuidar de la casa y los hijos. O lo que es lo mismo: su opción se limita a que si lo suyo es cuidar el hogar, se casa. Si no quiere, que no se case o acabará pasando por el aro porque el matrimonio divide la vida así. ¿ Y hoy? ¿ Las hay que al casarse aceptan que su lugar en el hogar es el de la bayeta? Creo que sí.

Te casaste, la cagaste nena.
Te casaste, la cagaste nena.

No puedo dejar de percibir en el aire de esta sociedad española (que por cierto, en este debate que tenemos en España que si Catalunya independiente o no, en cuestión de machismo están las dos naciones en el mismo escalón) ese olor a costumbrismo que ni los soplos de viento fresco que el siglo XXI debía traer consiguen limpiar. La mujer es la que se que cuidará la casa, a largo plazo será quien se quede con los niños y será ese su feudo, tenga o no otro feudo fuera de casa.

Se da por supuesto que la mujer sabe utilizar cada producto de limpieza, sabe cocinar y cuidar niños. Lo sabe porque s su naturaleza, sino id y preguntad. Echad un ojo a vuestro alrededor y veréis. Cómo me cabrea esto. Cómo me cabrea que aún haya gente de mi generación que alique a su forma de vida estos parámetros tan antiguos: la mujer friega y el hombre trabaja. Gente que se ha criado en democracia y que a veces parecen sacados de los años 60 o peor, de las misma filas de las JONS. No falta quien se le llena la boca hablando de libertades o de independencia para Catalunya y luego en su casa es el señor del castillo con la esclava con la pata quebrada.Boda Lupi__

Sé que he hablado de esto muchas veces pero es que no puedo dejar de sorprenderme. No puedo dejar de pensar en los miles de ejemplos diarios que veo acá y allá de personas que hacen del matrimonio un eslavón más de la larga cadena que ha hecho de esa institución una cárcel para la mujer. Porque ahora nosotras podemos trabajar fuera y tener una carrera fructífera pero como en el siglo XIX el hombre va a esperar que seamos nosotras las que sigamos limpiando la mierda familiar. Me dicen que el matrimonio ha cambiado y evolucionado pero yo no veo más que parejas de treinta años viejas como abuelos que se mantienen en las mismas tradiciones patriarcales de antes.

Conozco a pocas parejas casadas que no son Pepa y Avelino de Escenas de Matrimonio. Muy pocas, creo que dos a lo sumo. El matrimonio sigue representando para la mujer un ataud donde enterrar su entidad personal en pos del friegaplatos, nos guste o no, porque se ve. Se ve constantemente a una mujer agobiada por la familia, una mujer que se ha creído que el matrimonio es el súmum del amor, la cúspide para una relación y lo único que ha hecho es vender su alma al diablo. Incluso en 2013. Incluso en España. El matrimonio sigue siendo el cultivo patriarcal donde la mujer se marchita.