Un día, una noticia

Te asomas al mundo y es como si te diera una hostia en toda la cara. Día tras día, siempre hay una noticia sobre la violencia ejercida contra las mujeres. Hoy he leído los diaros así por encima y me he encontrado dos.

Una llega desde México, donde una candidata electoral se muestra más sumisa y machista de lo esperado en una mujer de su posición y otra desde Mali, donde una mujer ha sido latigada públicamente por tener un hijo fuera del matrimonio.

Sé que la primera no es atribuible a la violencia machista directamente: ella ha decidido su discurso, pero no podemos negar que se adecúa al pensamiento de un país como México, desde el que nunca nos llegan demasiadas buenas noticias en lo que a mujeres respecta.

¿ Dejaremos algún día de leer toda esta bazofia? ¿ Habrá un día en el que la violencia de géneno no exista?

Ayer leí en El Mundo: fin de semana trágico por la violencia machista. Una muerta y cuatro heridas.

¿ No ha acaso un sinfín de problemas por laviolencia machista que nunca salen a la luz? No hace falta que nadie mate a nadie para hablar de violencia machista. Hay muchas otars formas que sufirmos todas constantemente. La violencia machista nos inunda en nuestra vida diaria.

¿ Pero qué sucede entonces? ¿ Lo hacemos todo noticia, no?

Creo que aunque saturadas, las noticias sobre cualquier tipo de violencia machista ha de ver la luz constantemente, como algo malo, algo a castigar, algo a combatir.

Lo que considero es que las noticias respecto a la violencia machista deberían ocupar siempre un lugar importante en nuestros medios de comunicación: siempre ha de estar presente, siempre se ha de hablar, se han de divulgar como algo tan importante como otros problemas que creemos más destacables.

¿ Y eso? Porque esta violencia es el reflejo de nuestra sociedad, de la lucha constante a la que las mujeres nos vemos sometidas, a nuestra vida, a lo que nos encontramos en los trabajos, en lo que vemos en la calle. Es el futuro de nuestro país, el presente de muchas niñas que se ven inmiscuidas en una violencia contra la que no saben reaccionar. La violencia de género ha de ser un enemigo a combatir primordial en nuestra sociedad, no lo podemos dejar de lado.

Se ha de dar voz a quienes sufren, pero no echarnos las manos a la cabeza solo por las que ya han muerto, sino por las que constantemente sufren un entorno de violencia, las que en el trabajo se ven relegadas por ser mujeres, las que no tienen un minuto de descanso porque se ocupan de todo. La violencia de género va desde los que pegan hasta los que creen que como hombres, no han de recoger la mesa. Todo ha de salir a la luz: todos estos hombres han de estar señalados por la sociedad como culpables de las travas de las mujeres, como personas que fomentan la violencia en contra de las mujeres, tan iguales como ellos, tan menospreciadas por todos, excepto cuando se trata de limpiar.

Compartamos siempre las noticias de violencia de género, sean las que sean. Las redes sociales nos dan la capacidad de quejarnos, de compartir, de hablar, de darnos cuenta del mundo en que vivimos. Leamos las noticias, seamos conscientes de lo que pasa. No pensemos que las mujeres que sufren latigazos están muy lejos porque seguramente, en tu edificio, hay alguna que aunque no se los den con una fusta, se ve golpeada día tras días por los grilletes de la sociedad machista.

 

Música y feminismo

Ya hemos visto el visto de Danza Kuduro: y a partir de ahora voy a ir colgado más vídeos de hoy en día que ejemplifican la “cosificación” de la mujer como algo sexual, un ser sumiso sin voz ni voto que solo se utiliza como un cuerpo para ponerlas bien duras y poco más.

Es la imagen de la mujer, la imagen que tenemos hoy en día y no podemos dar esto por normal o por bueno. Nosotras no tenemos que ser cosas vacías que al servicio de hombres que nos traten de objetos.

Porque el feminismo empieza por el día a día.

Por el fin de las mujeres objeto.

Higiene del lenguaje: las excusas femeninas y pedir perdón por todo

Seguro que si hacéis memoria, recordaréis más de una vez en la que habíes pedido perdón o nos hemos tenido que justificar por algo.

Una de las situaciones más claras es con los postres ( tema al que ya le dediqué un post) cuando las mujeres, al llegar a este punto de la comida, se auto castigan sin postre no sea que las demás piensen que son unas gordas que comen por cinco.

Las mujeres estamos siempre piendo perdón o dando explicaciones que no le importan a nadie:

COMENTARIO: ¡ Qué guapa vas hoy! RESPUESTA: Pues mira que llevo mal los zapatos, que no me pegan nada con el vestido.

C: ¡ Que bien arreglada tienes las casa! R: A mí es que no me gusta demasiado y quiero cambiar la funda del sofá y los jarrones, que está muy antiguo.

C: Tu novio parece muy buen chico R: sí, es muy buen chico… ¡ pero no veas cómo me deja la bañera de pelos!

¡ O no te hace falta que comenten nada! Muchas mujeres ya sueltan por su boquita estas frases a la mínima de cambio:

Si se sienten hinchadas: es que retengo líquidos… ( sin que nadie le haya preguntado y menos probablemente, que se haya fijado)

Llegan a la playa: es que el bañador me queda fatal, me he engordado.

Se ponen falda: es que mira qué piernas, tan blancas, qué mal depiladas.

Y así un largo etcétera… muchas mujeres solo hablan la boca para pedir perdón: perdón por estar gorda, perdón por las raíces, perdón por que mi bolso no sea de moda, perdón por no saber cocinar, perdón por haberme acostado con dos tíos diferentes la misma semana, perdón por no tener los dientes bien blancos, perdón por no querer ser madre, perdón por pensar solo en mí un poquito, perdón por no estar dispuesta a todas exigencias de los demás, perdón por no ser perfecta.

Así que por favor!!!: si os hacen un cumplido, aceptadlo, decid gracias, sonreid y no digáis nada en vuestra contra, es lo peor que podéis hacer!!!

Y nunca jamás pidáis perdón por no ser como los demás esperan que una mujer sea!!! Perdón solo se ha de pedir si realmente habéis hecho algo mal, no por chorradas.

Feminismo radical para rebeldes sin causa: que paguen ellos

Desde hace unos días tengo un pensamiento que camina por mi cabeza con tacones de aguja haciendo un ruido insoportable. No quiero pensarlo pero él me obliga.

Gracias a este nuevo gobierno que nos ha tocado vivir, plagado de recortes y con unas ganas inmensas de separar las clases sociales con el mismo ímpetu de la Edad Media, ha golpeado con toda la sarna que se puede esperar de mentes tan subdesarrolladas, contra el aborto. Genial. Es un gran paso adelante en la igualdad de la mujer. Es… bueno, no tengo palabras.

¿ O sí? Sí que las tengo: tengo ese pensamiento con tacones de aguja golpeando mi cerebro.

¿ Por qué el gobierno no persigue con la misma inquina a los hombres que dejan embarazadas a las mujeres y las abandonan?

¿ Por qué el gobierno no ha dicho: vamos a obligar a todos los padres de este país a pagar?

¿ Por qué nunca se hace nada contra los hombres que reniegan de sus hijos pero sí contra las mujeres que quieren abortar?

¿ Por qué somo más malas nosotras y el hombre que abandona a quien deja embaraza entra dentro de lo que se puede esperar de un hombre?

¿ Por qué ellos son mejores que nosotras si dejan morir a un niño?

¿ Por qué no es equiparable abortar que desentenderse de un bebé? ¿ O es que no acabaría muerto igual?

No encuentro justo ni lógico que se señala a las mujeres que abortan sin que la sociedad señale con la misma maldad a los que reniegan de su descendencia.

No sé si es así en la ley española, pero todo hombre que es señalado por una mujer como padre de su hijo, debería estar obligado a hacerse la prueba de paternidad y a pagar hasta el último céntimo.

¿ Por qué un hombre puede abandonar a quien sea y que no caiga sobre él todo el peso de la ley?

¿ Por qué solo se condena a la mujer que aborta sin conocer su caso concreto?

¿ Por qué el gobierno no busca, persigue, culpa y juzga a los hombres que han dejado embarazada a una mujer y se han dado a la fuga o se desentienden del bebé?

¿ Por qué no los busca con el mismo odio que la sociedad condena a una mujer que quiere abortar?

¿ Por qué no debería ser más que justificado el aborto si tu hombre te ha dejado tirada?

No, no, las malas no somos nosotras: lo son también todos los que la meten y luego, si te he visto no me acuerdo.

Por la igualdad en todo ¡ YA!

El primer marido de la Longoria

Estaba yo anoche haciendo zapping cuando aterricé en el canal “Cosmo” (un nido de costumbrismo femenino). Estaban explicando, al más puro estilo americano, la vida de Eva Longoria. Como no tenía nada que hacer me puse a verlo unos minutos. Y es que una nunca sabe donde va a encontrar la inspiración.

Se conoce que esta señora estuvo casada con un señor, años antes de la famosa “Mujeres Desesperadas”. Cuando Longoria empezó la serie y el éxito llamó a su puerta, el divorcio la acompañaba. Presentó una demanda de divorcio alegando que su nueva etapa de actriz no era compatible con su matrimonio y que ella tenía muchas cosas que hacer y sueños que realizar que no podían ir junto su marido.

O sea: que ella, al ver el despegue de su carrera, decide separarse pues la proyección de sus sueños le impide estar bien en su matrimonio.

Yo no sé hasta qué punto es esto cierto, no la conozco de nada: pero sí vamos a comentar lo que el reportaje dice. Dice que ella se divorcia porque sus sueños son incompatibles con su matrimonio, o lo que es lo mismo: su repentino éxito en Mujeres Desesperadas le lleva al divorcio.

¿ Qué mensaje nos acaba de transmitir este pequeño documental? Pues que al encontrar éxito, fama, largas horas de rodaje y demás eventos sociales, el matrimonio no es compatible. Y digo yo, ¿ no es perfectamente compatible? Si ella gana más dinero, si acude a eventos (donde puede ir acompañada) y tiene un trabajo que la hace de fama mundial, ¿ por qué no es compatible con estar casada? A sí, entiendo:

Una mujer casada ha de estar al servicio de su marido, ¿ es este el trasfondo de tan escueta frase? ¿ el significado es que como ella ya no puede estar a los servicios de su marido porque tiene fama ya no puede hacerse cargo del matrimonio?

¿ No es el matrimonio algo recíproco? ¿ O eso solo lo entiendo yo? ¿ Si hubiera sido al revés? Yo no he escuchado nunca a ninguna mujer de actor famoso decir que se divorcia porque su marido no puede estar en casa con ella o seguir a su lado. Tampoco los actores famosos: cuando ellos se divorcian es por cuernos en un 90% de las veces: a ellos no les molesta, ni creo que se cuestionen, que él estando de gira le importe que su mujer se quede en casa. Pero por lo visto los hombres de mujeres famosas no estarían tan de acuerdo.

¿ O es que acaso la Longoria tiene un concepto del matrimonio equivocado? No será la primera ni la última mujer que cree que su matrimonio se debe reducir a estar en casa haciendo la comida. Me da la sensación de que hay muchas mujeres que han de tener problemas en sus casas cuando el éxito llama a la puerta y el marido no acepta de repente que el dinero entre a expuertas o que la cara de su mujer salga por la tele.

Sea como fuere, hay una gran diferencia hoy en día entre si el dinero lo trae el hombre o la mujer. Muchos de ellos se ven todavía afectados por este cambio de papeles que les hace aceptar dinero de su cónyuge sin que ellas sientan el más mínimo reparo si es al revés.

Y este es uno de los grandes escollos del siglo XXI y de esa cosa llamada matrimonio: mucha gente sigue aceptando los antiguos roles de pareja, hombre trae dinero-mujer cuida niños y no debería ser así jamás. Y me inclino a pensar esta teoría no solo por lo que oigo y veo, sino porque en las bodas que he ido, aún los jueces de paz insisten en decir que el marido no está por encima de la mujer. ¡ Como si eso no fuera obvio! Es que las bodas me sacan de mis casillas!! Y cuando oigo esas chorradas más aún!!

¿De verdad tenemos que seguir recordando esto?

Una de mis teorías más arraigadas es que cuando las mujeres aceptamos una copa de un tipo estamos aceptando mucho más que un simple trago.

Cuando conocer a un tío en una discoteca-pub-lugar de copas y te dice: “¿ qué bebes?” sin conocerte de nada, es el momento donde a una mujer con dos dedos de frente se le han de saltar todas las alarmas.

Un hombre que no te conoce de nada y se acerca a ti entre la gente, la música y la oscuridad, vestido con esas camisas propias de discoteca (comunmente blancas) y te invita a una copa, no lo hace para hacerse el simpático: lo hace para emborracharte, básicamente, y para que le estés agradecida por algo y así te tenga un ratito a su lado para acabar quizá, emborrachándote más.

Los tíos pagan alcohol a las chicas para obtener sexo. Y ahora que nadie se haga la tonta: es así. ¿ Si no de qué? Emborrachar a una mujer es una forma muy fácil de liarse con ella, ya que al bajar el mecanismo de defensa, somos presas más fáciles. Así que cuando os encontréis en esta tesitura pensad primero si os merece la pena aceptar esa copa o no.

Más peliagudo es que ese tipo que acabas de conocer llegue a ti copa en mano y te la plante en toda la cara. Nuestras madres siempre decían que no apartásemos la mirada de la copa, que nos podían poner droga. ¡ Y qué razón tenían! ¿ Tú qué sabes si ese tío bueno que te ha puesto un cachi en todos los morros no le ha puesto él antes algo de su cosecha? Una mujer nunca ha de confiarse de los hombres que hacen esto.

Tampoco si el chico es sencillamente un buen chico que cree que invitando va a conseguir la atención de la chica. Si lo hace con buena intención o no, eso tú, a las tres de la mañana y algo achispada, no lo sabes. Por muy cara de tonto que tenga, por muy buena persona que parezca, nunca jamás te fies de ningún hombre cuando salgas de noche. ¿ Alarmista? No, realista. Las copas son una forma muy fácil de caer en sus garras y no solo porque puedan meter droga en la copa.

Puede que él quiera sexo contigo de forma “consciente” (dejemos a los violadores de lado) pero tú no quieres con él. Aceptas la copa y él se pone pesado, porque quiere lo que quiere y ha pagado, a su manera, parte de ese cortejo. Si no te interesa, no aceptes nada: así te evitarás que se ponga un poco pesado, vaya detrás de ti y al final, la noche de fiesta resulte ser un poco rollo. ¿ A que parezco un poco la Sección Femenina? 😉 No, en serio, las mujeres hemos de medir nuestros actos y sino, leed esto.

El País publica hoy esta espeluznante noticia. Mujeres violadas a través del métido que tanto nos decían nuestras madres. Mujeres violadas en sus propias casas que no pueden ni recordar lo que les pasó. Mujeres que aceptan copas de hombres que no conocen. Que se confían.

Dicen que el miedo es una gran arma de defensa que nos mantiene alerta de las cosas malas que nos puedan suceder. Así que chicas, será siempre mejor quedarte sin beber un poco y que ese chico se quede con las ganas que no arriesgarse a acabar como estas pobres mujeres.

Además, se puede ligar en la discoteca perfectamente sin aceptar (ni pagar) copas a nadie.